martes, 14 de marzo de 2017

Al buen tiempo buenos muffins.

Pues nada amigas y amigos, hoy os traigo algo distinto a lo que soléis ver en el blog, una receta saludable y llena de sabor.

Con estos muffins me estreno con la harina de espelta y la verdad es que me ha encantado el resultado. Esta es una harina que no se puede utilizar como sustituto en las recetas que lleven harina de trigo, ya que sus propiedades son otras, por esto debemos ser cuidadosos con las proporciones de ingredientes si queremos unos resultados óptimos.





En concreto estos muffins han salido realmente jugosos y esponjosos, mucho más ligeros de lo esperado teniendo en cuenta que tras ver bastantes recetas terminé confeccionando una un poco a mi gusto. Finalmente me decidí por acompañarlos de semillas, jengibre, un sutil toque a vainilla y un cremoso corazón de dulce de dátiles.

Son aptos para intolerantes a la lactosa, bajos en azúcar (pese a que tienen) y aunque tienen gluten la espelta es un cereal de fácil digestión.










Ingredientes: Para 10-12 muffins.

  • Para el bizcocho:
    3 huevos
    150g de azúcar moreno. (170g si no vais a rellenarlos)
    1/2 cucharadita de vainilla (opcional)
    150ml de aceite de oliva
    30ml de agua
    200g de harina de espelta integral
    1 cucharadita y 1/2 de levadura.
    1/2 cucharadita de jengibre (podéis utilizar las que os gusten: canela, clavo,..)
    1/2 taza de pipas de girasol caramelizadas. (podéis utilizar las semillas que queráis, de calabaza, sésamo tostado, lino... o si no queréis rellenar podéis poner pasas, orejones, dátiles troceados...)
    Más semillas para decorar (yo sésamo tostado y pipas). 
  • Para el relleno:
    1 taza de dátiles sin hueso
    Agua.



Elaboración: 

  • Para los muffins: 
    Precalentamos el horno a 175ºC y preparamos nuestras  cápsulas en la bandeja de horneado. 

    Batimos los huevos con el azúcar y la vainilla, montamos con la varilla hasta que doblen su tamaño. Agregamos el agua y mezclamos, luego el aceite sin dejar de batir . Cambiamos a la pala y poco a poco incorporamos la harina con la levadura y las especias. Por último añadimos las semillas e integramos con movimientos envolventes.

    Rellenamos nuestras cápsulas 2/3 de su capacidad y ponemos en la superficie unas cuantas semillas más.

    Horneamos unos 25 minutos: Hasta que la masa haya subido, tenga un aspecto terso y al pinchar los pastelitos con un palillo este salga limpio. 

    Una vez hechos dejamos enfriar sobre una rejilla.




  • Para el relleno:
    Cubrimos los dátiles con agua y los dejamos en remojo durante dos horas.

    Pasamos los dátiles a la picadora (sin el agua, aunque la reservamos) y trituramos, iremos agregando el agua del remojo a cucharadas hasta tener una crema sin grumos.

    Con un descorazonador de manzanas vaciamos el centro de nuestros muffins y con una manga pastelera  los rellenamos con el dulce de dátiles.
    Para que queden más bonitos podemos reservar la parte más externa del bizcocho que hemos extraído y ponerla tapando el relleno. 





Como veis es una receta muy sencilla que estoy segura que os encantará. Admite muchas variaciones por lo que respecta a las especias, semillas, frutos secos, fruta desecada... podéis añadirle ralladura de limón o naranja, zumo o leche de soja/avena en vez de agua o incluso un poquito de algún licor que os guste. Esto ya a gusto del consumidor. 

Para mi pasan a mi top 5 de muffins de harina integral. Espero que a vosotrxs os gusten tanto como a mi. 


Vuelvo pronto con una nueva receta. 

Un abrazo!