martes, 1 de diciembre de 2015

Tarta otoñal: Color y Sabor.

 Muy buenas,


Ya queda el último estirón de otoño y entra el frío invierno. Espero aún poderos traer alguna receta con productos de esta temporada, pero  hoy quiero traer una tarta homenaje a mi estación favorita. 

En ella he querido recoger algunas de las cosas que más me gustan del otoño, los colores, los olores y el sabor de uno de los mejores productos que nos da el otoño.  






El ingrediente principal de esta tarta es la naranja natural. El bizcocho tiene un aroma y un sabor que enamoran, así como la textura; suave y esponjosa.  El relleno es crema de chocolate blanco con almendra crocanti, una combinación estupenda que le da un toque tostado y crujiente a la tarta. La cobertura es más crema de chocolate blanco.  Ciertamente la armonía entre los sabores es genial.  


¡Así que adelante con ella!












Ingredientes: Para un molde de 12 cm de diámetro profundo (6-7 porciones).

  • Para el bizcocho:
    110g azúcar
    1 huevo L
    1 cucharadita y 1/2 de ralladura de naranja fina.
    75ml de aceite de girasol u oliva suave.
    100g de harina
    1 cucharadita de levadura
    60ml de zumo de naranja natural. 

  • Para la crema de chocolate blanco: 
    225g mantequilla a temperatura ambiente.
    200g azúcar glas
    100g de chocolate blanco troceado
    1/2 cucharadita de vainilla
    1 cucharada de leche. (opcional)

  • Para el relleno:
    La mitad (aprox) de la crema de chocolate blanco.
    2 cucharadas de almendra crocanti. 

  • Para la cobertura: 
    La mitad (aprox.) de la crema de chocolate blanco.



Elaboración:

  • Para el bizcocho:
    Precalentar el horno a 175ºC, preparar el molde y engrasar (yo lo forro con papel de hornear).

    En  la batidora (varillas) mezclamos el huevo con el azúcar y la ralladura de naranja y batimos hasta que el huevo doble su tamaño y blanquee. A continuación añadimos el aceite poco a poco e integramos. Cambiamos a la herramienta de pala (si tenemos) y agregamos la harina con la levadura, previamente tamizadas, y el zumo de naranja natural. Mezclamos suavemente hasta tener una mezcla homogénea y suave. 

    Pasamos la masa al molde y horneamos durante 45 minutos. Dependiendo del horno será más tiempo, pasados los 40 minutos conviene estar pendientes, para que no se nos pase.  Sabremos que está hecho cuando la superficie esté dorada, tersa y tenga burbujitas en toda la superficie. Al pinchar el bizcocho con una brocheta tiene que salir limpia, si no lo dejamos unos minutos más.  

    Una vez listo lo sacamos del horno, dejamos que se temple el molde, desmoldamos y lo dejamos enfriar sobre una rejilla.

    Una vez el bizcocho esté frío lo cortaremos en 3 capas con una lira o un cuchillo de pan, intentando que todas queden del mismo grosor y nivel. ( Si al bizcocho le ha quedado "barriga" la quitaremos)


  • Para la crema de chocolate Blanco: 
    Fundimos el chocolate blanco troceado, al baño maría o en el microondas (con golpes de 30s) y lo dejamos templar. 

    En la batidora mezclamos el azúcar con la mantequilla, hasta obtener una mezcla homogénea. Añadimos seguidamente la esencia de vainilla, mezclamos y finalmente el chocolate. Lo agregamos poco a poco mientras batimos a potencia media-alta, hasta que se integre bien.   
    Finalmente agregamos la cucharada de leche*.  La mezcla resultante debe ser cremosa, debe quedar suave pero consistente y hacer picos.  

    *La leche es opcional, dependerá de la temperatura ambiente.  Al enfriarse la crema ganará en consistencia ya que el chocolate hace que aún quede más consistente. Así que si vemos que está untuosa para trabajarla y que no hace excesivo frío podemos prescindir de ella. En verano por ejemplo no hace falta ponérsela. 



  • Para el relleno: 
    Colocaremos el primer bizcocho  de los que hemos cortado antes en una base o plato, y le pondremos una capa generosa de crema de chocolate blanco, encima de ella repartiremos una cucharadada de almendra crocanti. Colocamos el siguiente bizcocho, repetimos la operación de rellenar y poner la almendra y finalmente tapamos con la última capa de bizcocho. 

  • Para la cobertura: 
    Cubriremos los laterales y la superficie de la tarta con la crema y luego con la ayuda de una espátula iremos alisando.
    Para que nos quede una cobertura lo más perfecta posible yo caliento la espátula metálica en agua caliente, la seco muy bien y la paso por la superficie de la tarta, así se eliminan las marcas del espatulado. 



Si queremos una tarta más grande basta con doblar o triplicar las cantidades y aumentar el tiempo de cocción del bizcocho. No tiene pérdida ;)


Si queréis modelar un zorrito como el de la tarta tenéis el tutorial AQUÍ
Si queréis decorar vuestro pastel con un stencil como el de las hojas podéis crearlo ASÍ




Espero que os haya gustado la tarta.



¡Un saludo y hasta pronto!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada