miércoles, 11 de julio de 2018

Refrescando el verano.

Muy buenas a todas y todos, 

Después de unos meses de parón en el blog, y con las pilas cargadas, he querido volver para traeros un montón de recetas e ideas que tengo esperando para ir incorporando poco a poco a la página. 

La primera de todas esas recetas, y dadas las altas temperaturas, es un súper refrescante helado de limón y hierbabuena, con un toque de jengibre que le queda genial.   


Es una receta facilísima y muy barata, que podemos hacer como postre para una comida o cena, o bien para refrescar la media tarde. 











Ingredientes: Para 6 personas

  • Para el helado:
    450ml de nata para montar  (yo usé nata sin lactosa, podéis usar leche evaporada si queréis algo más light, queda muy rico también)
    10-12g de hojas de hierbabuena (1/2 taza)
    200g de azúcar
    120ml de zumo de limón (1 limón aprox.)
    Jugo de jengibre (un cubo de 2-3 cm) 


Elaboración:

  • Infusionar la nata:
    El día anterior a la preparación del helado poner en un cazo la nata con las hojas de hierbabuena hasta que empiece a hervir, entonces retirar del fuego, dejar infusionar unos 5 minutos y colar la nata. Reservar en un tarro de cristal en la nevera.

  • Preparar la mezcla: 
    Pelar y rallar el cubo de jengibre, prensar y colar la pulpa con la ayuda de un colador hasta obtener todo el jugo. Es importante solo añadir el jugo ya que el jengibre es muy fibroso y nos quedarían hebras de añadirlo solo rallado.  Exprimir el limón y colar el zumo, mezclar con el de jengibre y reservar en la nevera.
    Montar la nata infusionada en la batidora; cuando empiece a coger cuerpo agregar el azúcar poco a poco y  una vez integrada añadir los zumos, montar hasta tener una nata ligera, no muy dura.


  • Hacer el helado: 
    Aquí como siempre tenemos las dos opciones:

    1- Dejar enfriar en la nevera la mezcla mínimo una hora, luego pasarla a la heladera y dejar que esta trabaje hasta que tengamos un helado que podamos servir, o bien conservar y llevar al congelador hasta que queramos servirlo.

    2-La forma tradicional; pondremos la mezcla en un recipiente apto para congelación, con tapa, y lo llevaremos al congelador, lo dejaremos durante una hora (hora y media). Una vez transcurrido este tiempo removeremos la mezcla con una lengua, con movimientos envolventes y volveremos a congelar una hora más. Repetimos la operación y dejamos que congele por completo. Es necesario remover para que el helado no pierda cremosidad.


Como veis es una receta muy sencilla, no tiene perdida y no hace falta tener ningún aparato extraño en casa, ni heladera ya que se puede hacer de manera tradicional, lo único que necesitamos es una batidora de varillas o un poco de fuerza motora de brazo jaja

Espero que os guste, nos vemos pronto!!

lunes, 22 de enero de 2018

Postres de Aprovechamiento

Me doy cuenta que estamos a mediados de enero y que esta es la primera publicación de 2018... Últimamente tengo menos tiempo del que me gustaría, hice un montón de cosas ricas estas navidades y no subí ninguna receta al blog. 

Pero bueno, aquí estoy para compartir esta fantástica y facilísima tarta mousse de turrón, para que podamos aprovechar esas tabletas de turrón de jijona que nos han quedado residuo de las pasadas fiestas.








Ingredientes: Para un molde desmoldable de 20cm (10-12 porciones).

  • Para la base de galleta:
    175g de galletas digestive/maria/o las que os gusten
    125g de mantequilla fundida.

  • Para la pasta de turrón:
    250g de turrón
    4 cucharadas de nata para montar.
  • Para la mousse:
    5 yemas de huevo L
    75-100g de azúcar (dependiendo de lo dulce que sea vuestro turrón)
    250ml de leche
    7 hojas de gelatina 
    La pasta de turrón
    500ml de nata para montar
    50-70g de turrón de jijona cortado en trozos de aprox. 1cm.
  • Para la decoración:
    Virutas de turrón
    Nata montada azucarada
    Chocolatinas y almendras.


Elaboración:

  • Para la base de galleta:
    Primero de todo forraremos los laterales de nuestro molde con unas bandas de acetato (o papel de hornear), así nos saldrá un acabado perfecto y minimizamos el riesgo de que se rompa la tarta al desmoldar. 

    Picamos las galletas (yo lo hago metiéndolas en una bolsa y pasando el rodillo por encima, lo podemos hacer con una picadora)  

    Fundimos la mantequilla y la mezclamos con las galletas picadas, ahora cubrimos con la mezcla la base del molde desmoldable que vayamos a utilizar y nivelamos. 

    Reservamos en la nevera para que endurezca.

  • Para la pasta de turrón.
    En un procesador de alimentos con cuchilla mezclamos el turrón con la nata y trabajamos hasta tener una mezcla parecida a una pasta. Dependiendo del turrón quedará más o menos aceitosa, no os preocupéis, retirad el exceso de aceite si veis que hay mucha cantidad.


  • Para la mousse:
    En la batidora con las varillas blanqueamos los huevos con el azúcar. Deben triplicar su tamaño.

    En un cazo grande ponemos la leche a calentar, cuando esté casi hirviendo la apartamos y la agregamos a la mezcla de huevos. Debemos echar la leche en hilos, sin dejar de batir para que el huevo no se nos cueza y queden grumos.  

    Cuando lo tengamos todo bien mezclado pasamos la mezcla nuevamente al cazo y calentaremos a fuego medio unos minutos, sin dejar de remover, hasta que espese ligeramente. ( Si está muy batido no espesará, pero no os preocupéis os quedará igualmente bien). 
    Retiramos del fuego y añadimos la gelatina previamente hidratada. Mezclamos bien hasta que se disuelva completamente, dejamos templar. 

    Mientras montamos la nata. Cuando la tengamos casi montada del todo, que empiece a tener cuerpo, vamos agregando la pasta de turrón poco a poco hasta incorporarla completamente y tener una crema de turrón. 

    Ahora es el momento de agregar la mezcla de los huevos y la leche a la crema de turrón, lo hacemos en 2 o 3 veces, con una espátula y movimientos envolventes para evitar que la nata pierda cuerpo. Antes de incorporar la nata debemos asegurarnos que la masa ha perdido temperatura, que está a temperatura ambiente y no caliente, si no la nata se nos vendrá a bajo.

    Agregamos los trozos de turrón que teníamos reservados, también con la espátula los distribuimos por la masa. 

    Rellenamos el molde con la masa y refrigeramos mínimo 4h, aunque con 12h gana en sabor.

  • Para la decoración:Una vez la tarta esté cuajada decoramos con un las virutas de turrón o almendra crocanti, un poco de nata montada, unas cuantas almendras tostadas, garrapiñadas o como más nos gusten.  



¡Y ya está! es una tarta riquísima, muy fácil de hacer y a la que además podéis dar la forma que queráis, como por ejemplo hacerla en vasitos o copas de mousse.  

Es un postre ideal, que gusta muchísimo, es suave y nada empalagoso.



Espero que lo probéis y disfrutéis en casa.


Vuelvo próximamente con una nueva entrada. 

¡Un abrazo!

jueves, 14 de diciembre de 2017

Sencillo, resultón y rápido.

Muy buenas, hace ya bastante de la última entrada que publiqué y es que he estado bastante liada este último mes.

Por eso quería aprovechar y traeros un postre rápido, sencillo y que os dejará de 10 si tenéis invitados a comer.




La cosa es que días atrás hice encargos varios y entre ellos había unos cupcakes rellenos de lemon curd (o crema de limón), y aunque la tenía cerrada herméticamente yo me fio poco de las cremas, la verdad. Así que decidí improvisar algo para gastarla y se me ocurrió hacer estos vasitos súper ricos de lemon curd, chocolate blanco y merengue flameado.






Ingredientes:
 Para 6 vasitos 

  • Para el  lemon curd: 
    3 huevos grandes
    80ml de zumo de limón (un limón aproximadamente)
    125g de azúcar
    1 pellizquito de sal.
    15g de maizena (harina de maíz)
    30g de mantequilla
  • Para la crema de chocolate blanco:*
    150g de mascarpone
    150g de chocolate blanco
  • Para la base de galleta:
    150g de galletas digestive/maria/o las que os gusten
    110g de mantequilla fundida.

  • Para el merengue:
    2 claras de huevo (M-L)
    120g de azúcar
    60ml de agua

*Yo suelo utilizar esta mezcla de mascarpone y chocolate blanco, pero podéis utilizar ganache o un buttercream de merengue suizo de chocolate blanco. cualquier opción es buena. 



Elaboración: 

  • Para el lemon curd: Lo primero que debemos hacer es batir los huevos, agregar el zumo de limón, el azúcar, la sal y disolver bien la maizena hasta que no queden grumos.
    Metemos la mezcla en el microondas durante cuatro minutos a 800w de potencia. Sacaremos cada minuto y medio para remover la mezcla y volveremos a introducir hasta que haya transcurrido todo el tiempo.
    Finalmente agregamos la mantequilla y mezclamos hasta que se deshaga y se incorpore por completo. 
    Cubrimos con un film transparente, presionando sobre la crema para que no haga costra. una vez atemperada la dejamos enfriar en la nevera hasta su uso.

    Podemos hacerla de la forma tradicional mezclando todos los ingredientes,  al baño maría y removiendo hasta que espese.

  • Para la crema de queso:
    Troceamos y fundimos el chocolate en el microondas o al baño maría. Lo dejamos atemperar.
    Pomamos el queso, con una varilla a mano o con la batidora a velocidad baja (pala), hasta que tenga una textura cremosa. 
    Le añadimos el chocolate y mezclamos bien hasta que esté bien integrado. 
    Dejaremos reposar la mezcla unos 15 minutos en la nevera, para que coja un poco de consistencia.



  • Para la base de galleta:Picamos las galletas (yo lo hago metiéndolas en una bolsa y pasando el rodillo por encima, pero podéis usar una picadora) 
    Fundimos la mantequilla y la mezclamos con las galletas picadas, ahora rellenamos el fondo de nuestros vasitos con un par de cucharaditas de la mezcla de galleta y prensamos.  Reservamos los vasitos en la nevera.

  • Para el merengue:
    Empezamos a montar las claras hasta que empiecen a ponerse firmes.
    En un cazo ponemos el agua con el azúcar (y la esencia si hemos decidido echarle), removemos y calentamos  hasta que alcance los 120º aproximadamente.
    Si no tenemos termómetro debemos conseguir un almíbar que se llama  "a punto de bola": Sabremos que está cuando al echar una gotita en un vaso de agua fría esta gota se convierta en una bolita blanda.
    Seguimos montando las claras y añadimos poco a poco en hilos el almíbar al merengue (hay que intentar que no caiga en las varillas, que se queda caramelizado por el cambio de temperatura)

    Podéis hacer otro tipo de merengue, todos valen, pero este es muy firme y aguanta bastante bien en la nevera, si no son para comer al momento.

  • Montar los vasitos: 
    Una vez tengamos la base de galleta, pondremos con una manga pastelera una capa de crema de chocolate blanco (que podemos alisar con una cucharilla si es necesario), luego una capa de crema de limón (con una manga o con una cuchara), también la alisamos.
    Finalmente con una manga y una boquilla de estrella, o la que más nos guste, terminamos de rellenar nuestros vasitos procurando hacer un copete, que con un soplete de cocina podemos flamear para dar un toque tostado y crujiente.



Son 4 procedimientos la mar de sencillos y rápidos, la crema en el microondas se hace en un abrir y cerrar de ojos y es infalible si seguís los pasos. 

Es un postre ideal si tenemos poquitos invitados a comer, equilibrado en sabores y acidez y una delicia.


Espero que lo disfrutéis. 

¡Abrazos!



martes, 17 de octubre de 2017

Versionando un clàsico de Ben & Jerry's

Muy buenas, 

Ciertamente parece que cada año el otoño entra más tarde, seguimos con los días calurosos y soleados,  aunque realmente esto tiene pocas ventajas yo he querido verle "la parte buena" y aprovechar para hacer el último helado de la temporada.  




Hace muchos años, cuando iba al cine con mi familia, solíamos merendar en una heladería Ben & Jerry's que había justo al lado del cine, durante unos años fue como una tradición. Muchas sabréis de que os hablo, para las que no, pues es una cadena de helados americana que tiene unas combinaciones fantásticas de sabores con nombres que caracterizan a la marca como "Cherry Garcia", "Chunky Monkey", "Baked Alaska" ... o mi favorito por excelencia  el "Cookie Dough",  un cremoso helado de vainilla con trocitos de masa de galletas con pepitas de chocolate crujiente. 


Esta receta hace tiempo que me rondaba por la cabeza, pero no sabía muy bien como darle forma. Hace unas semanas preparé unas galletas con pepitas de chocolate y congelé un poco de masa para hacer mi versión de este helado, era el momento perfecto. 








IngredientesPara un molde desmoldable de 22cm de diámetro. (12 porciones aprox.)


  • Para la base de bizcocho:
    80g de azúcar
    2 huevos
    45g harina
    20g cacao en polvo sin azúcar.
    1 cucharadita de levadura en polvo.

  • Para la masa de galletas: 
    120g de masa de galletas con pepitas de chocolate.
    Las típicas cookies americanas. Yo uso está receta, que me encanta, pero podéis usar la que más os guste.  
  • Para el helado: 
    4 yemas de huevo
    120g de azúcar
    1 y 1/2 cucharadita de pasta de vainilla  de buena calidad
    2 claras de huevo (una pizca de cremor tártaro, opcional)
    400ml de nata para montar
    4 cucharadas de cucharadas de azúcar glas
    120g de masa de galletas (en bolitas de 1cm)

  • Para la decoración: 
    200ml de nata para montar, [100ml para hacer nata montada, con un poco de azúcar, y 100ml para hacer trufa (nata+ cacao+ azúcar glas)]
    Mini cookies con pepitas (podéis comprarlas o hacerlas con la misma masa de galletas)
    Bolitas crujientes de chocolate (tipo Maltesers)




























Elaboración: 

  • Para la base de bizcocho: 
    Forramos la base del molde desmoldable con papel de horno, engrasamos y enharinamos los laterales del molde. 
    Precalentamos el horno a 180ºC

    En la batidora (con la varilla) montamos los huevos con el azúcar hasta que doblen el tamaño y estén esponjosos.  Luego incorporamos poco a poco (a baja potencia) la harina, el cacao y la levadura tamizadas  hasta integrarlas a la masa. 

    Pasamos la mezcla al molde y horneamos unos 15 minutos. Pinchamos con un palillo para ver si está hecho, si sale limpio  sacamos del horno. 

    Dejamos templar, desmoldamos y dejamos enfriar sobre una rejilla. 

    Una vez frío lavamos el molde que habíamos utilizado y forramos los laterales con papel de acetato (nos vale de horno aunque no quedará tan perfecto). Colocamos la plancha de bizcocho en el interior  y lo reservamos en el congelador.


  • Para la masa de galletas:Debemos hacer bolitas de masa de galleta, aproximadamente de 1cm y congelarlas un par de horas. (Sí, la masa la necesitamos cruda, así es la receta original)

    Yo las tenía preparadas y congeladas con antelación, así es mucho más rápido. Si hacéis toda la masa de la receta que os he enlazado y solo queréis usar una parte para esta receta podéis congelar el resto en bloque para hacer galletas otro día, sin problema.



  • Para el helado: 
    Primero de todo debemos montar las yemas con el azúcar y la vainilla hasta que estén esponjosas y doblen el tamaño. Una vez las tengamos las pasamos a un bol y las reservamos en la nevera.

    El segundo paso es montar las claras (con el cremor tártaro) a punto de nieve,  y dos cucharadas de azúcar bien firmes.  Cuando estén montadas las pasamos a otro bol y las reservamos a temperatura ambiente.

    En tercer lugar deberemos montar la nata, cuando empiece a coger cuerpo agregamos el azúcar glas restante y montamos sin sobrebatir, basta con que esté firme.

    Una vez tenemos estas tres preparaciones es hora de unirlas: A la nata vamos agregando poco a poco la mezcla de las yemas que teníamos en la nevera, con una lengua de silicona, incorporando suavemente con movimientos envolventes.  Después añadimos las claras montadas e integramos de la misma manera, suavemente con la espátula.  La mezcla resultante debe ser tipo mousse.

    Sacamos el molde y las bolitas de masa de galleta del congelador.  Ponemos un tercio de la crema sobre el bizcocho, repartimos un tercio de las bolitas de masa de galleta por la masa, repetimos la operación 3 veces, hasta gastar toda la crema de vainilla y todas las bolitas de galleta congeladas.

    Alisamos la superficie y  congelamos unas 6 horas, o de un día para otro.

  • Para la decoración:
    En este punto debemos trabajar rápido para que la tarta no se nos derrita. 

    Primero desmoldamos y retiramos las bandas de acetato de la tarta.

    Derretimos la Nutella en el microondas (si es necesario) con 30seg. debería ser suficiente.  Con una manga o cuchara vamos haciendo rayas  sobre la tarta. 

    Llevamos al congelador mientras preparamos el resto de la decoración.

    Preparamos la nata y la trufa (montamos una parte de nata con azúcar, y una parte de nata con cacao y azúcar), ponemos ambas mezclas en una manga con una boquilla de estrella.

    Sacamos la tarta del congelador y decoramos los bordes con la manga pastelera, obteniendo un dibujo bicolor,  ponemos las minicookies y las bolitas de chocolate como más nos guste y congelamos hasta que la vayamos a servir. 



Tiene muchos pequeños pasos pero es realmente sencillo, así que no os agobiéis, sobre todo si preparáis la masa de galletas con antelación y dejáis las bolitas preparadas y congeladas.  En realidad la receta no lleva más de una hora de elaboración entre todo, incluyendo tiempo de horno, pero no el de congelación. 

Merece mucho la pena probarla, es súper cremosa, con un bizcocho esponjoso y suave y el crujiente de la masa de galletas con pepitas... a mi me encanta y en casa todo fueron elogios, así que  ya sabéis.  



Espero que os haya gustado la receta y que la probéis en casa.

Un abrazo, nos vemos pronto!