martes, 14 de marzo de 2017

Al buen tiempo buenos muffins.

Pues nada amigas y amigos, hoy os traigo algo distinto a lo que soléis ver en el blog, una receta saludable y llena de sabor.

Con estos muffins me estreno con la harina de espelta y la verdad es que me ha encantado el resultado. Esta es una harina que no se puede utilizar como sustituto en las recetas que lleven harina de trigo, ya que sus propiedades son otras, por esto debemos ser cuidadosos con las proporciones de ingredientes si queremos unos resultados óptimos.





En concreto estos muffins han salido realmente jugosos y esponjosos, mucho más ligeros de lo esperado teniendo en cuenta que tras ver bastantes recetas terminé confeccionando una un poco a mi gusto. Finalmente me decidí por acompañarlos de semillas, jengibre, un sutil toque a vainilla y un cremoso corazón de dulce de dátiles.

Son aptos para intolerantes a la lactosa, bajos en azúcar (pese a que tienen) y aunque tienen gluten la espelta es un cereal de fácil digestión.










Ingredientes: Para 10-12 muffins.

  • Para el bizcocho:
    3 huevos
    150g de azúcar moreno. (170g si no vais a rellenarlos)
    1/2 cucharadita de vainilla (opcional)
    150ml de aceite de oliva
    30ml de agua
    200g de harina de espelta integral
    1 cucharadita y 1/2 de levadura.
    1/2 cucharadita de jengibre (podéis utilizar las que os gusten: canela, clavo,..)
    1/2 taza de pipas de girasol caramelizadas. (podéis utilizar las semillas que queráis, de calabaza, sésamo tostado, lino... o si no queréis rellenar podéis poner pasas, orejones, dátiles troceados...)
    Más semillas para decorar (yo sésamo tostado y pipas). 
  • Para el relleno:
    1 taza de dátiles sin hueso
    Agua.



Elaboración: 

  • Para los muffins: 
    Precalentamos el horno a 175ºC y preparamos nuestras  cápsulas en la bandeja de horneado. 

    Batimos los huevos con el azúcar y la vainilla, montamos con la varilla hasta que doblen su tamaño. Agregamos el agua y mezclamos, luego el aceite sin dejar de batir . Cambiamos a la pala y poco a poco incorporamos la harina con la levadura y las especias. Por último añadimos las semillas e integramos con movimientos envolventes.

    Rellenamos nuestras cápsulas 2/3 de su capacidad y ponemos en la superficie unas cuantas semillas más.

    Horneamos unos 25 minutos: Hasta que la masa haya subido, tenga un aspecto terso y al pinchar los pastelitos con un palillo este salga limpio. 

    Una vez hechos dejamos enfriar sobre una rejilla.




  • Para el relleno:
    Cubrimos los dátiles con agua y los dejamos en remojo durante dos horas.

    Pasamos los dátiles a la picadora (sin el agua, aunque la reservamos) y trituramos, iremos agregando el agua del remojo a cucharadas hasta tener una crema sin grumos.

    Con un descorazonador de manzanas vaciamos el centro de nuestros muffins y con una manga pastelera  los rellenamos con el dulce de dátiles.
    Para que queden más bonitos podemos reservar la parte más externa del bizcocho que hemos extraído y ponerla tapando el relleno. 





Como veis es una receta muy sencilla que estoy segura que os encantará. Admite muchas variaciones por lo que respecta a las especias, semillas, frutos secos, fruta desecada... podéis añadirle ralladura de limón o naranja, zumo o leche de soja/avena en vez de agua o incluso un poquito de algún licor que os guste. Esto ya a gusto del consumidor. 

Para mi pasan a mi top 5 de muffins de harina integral. Espero que a vosotrxs os gusten tanto como a mi. 


Vuelvo pronto con una nueva receta. 

Un abrazo!

miércoles, 18 de enero de 2017

Vuelven los cupcakes.


Muy buenas noches. 

Aunque parezca mentira hace más de un año que no publico en el blog una receta de cupcakes, los últimos fueron los de café caramelo y galletas, y creo que esta receta es la ideal para inaugurar el año y la vuelta de los cupcakes a Duliciosamente. 



Hay combinaciones que simplemente son magnificas, esta es una de ellas. La potencia  y jugosidad de este bizcocho de chocolate combina maravillosamente con el sabor dulce y ligeramente ácido de las frambuesas. 




Lo que inspiró esta receta fueron estas chocolatinas con frambuesa liofilizada, las vi y me dije "¡Tengo que hacer unos cupcakes!" y aquí están. 








Ingredientes: Para 12 cupcakes.

  • Para el bizcocho:
    250g de azúcar
    2 huevos 
    1cucharadita de extracto o pasta de vainilla
    80ml de aceite de girasol
    150ml de leche
    150g de harina
    2 cucharaditas de levadura en polvo
    50g de cacao en polvo sin azúcar.
    150ml de agua hirviendo. 

  • Para el relleno:
    175g de mermelada de frambuesa 

  • Para el frosting: 
    250g de nata para montar
    100g de chocolate negro especial postres
    175g de Nutella

  • Para la decoración: 
    Mermelada de frambuesa
    Chocolatinas con frambuesa liofilizada (frambuesas naturales, etc)


Elaboración: 

  • Para el bizcocho: 
    Precalentamos el horno a 175ºC y preparamos nuestras  cápsulas en la bandeja de horneado. 
    Ponemos el agua a hervir (puede ser en el microondas) y disolvemos el cacao hasta que no queden grumos. Reservamos. 

    Batimos los huevos con el azúcar y la vainilla, montamos con la varilla hasta que doblen su tamaño. Agregamos el aceite y la leche. Poco a poco incorporamos la harina con la levadura (previamente tamizadas), por último añadimos el agua con cacao que habíamos reservado. Mezclamos hasta tener una mezcla homogénea bastante líquida. 

    Rellenamos nuestras cápsulas 2/3 de su capacidad y horneamos unos 20-25 minutos:
    Hasta que la masa haya subido, tenga un aspecto terso y al pinchar los pastelitos con un palillo este salga con unas pequeñas miguitas pegadas. Debe quedar así ya que se trata de un bizcocho muy jugoso.

    Una vez hechos dejamos enfriar sobre una rejilla.



  • Para el relleno:
    Con un descorazonador de manzanas vaciamos el centro de nuestros cupcakes y con una manga pastelera (o cuchara) los rellenamos con la mermelada de frambuesa.

  • Para el frosting:
    En un bol troceamos el chocolate y lo reservamos.

    Ponemos a calentar la nata en un cazo, cuando arranque a hervir la vertemos sobre el chocolate y removemos hasta que esté completamente disuelto. Incorporamos la Nutella y removemos, podemos agregar más nutella si queremos, cucharada a cucharada para no pasarnos.

    Dejamos enfriar a temperatura ambiente unos 30 minutos, luego pasamos a la nevera mínimo 3 horas, aunque yo os aconsejo que lo dejéis refrigerar tapado toda la noche.

    Una vez frío pasamos la crema a la batidora y la montamos con las varillas, veréis que en cuestión de un minuto tenéis una trufa riquísima con sabor a Nutella.

    *Si os apetece más podéis hacer un ganache normal, también le quedará genial, en mi caso tenía este ganache de nutella congelado y tenia que gastarlo. Así que el puntito de la avellana le quedó genial a los cupcakes.


  • Para la decoración:
    Con una manga pastelera y una boquilla de estrella ancha decoramos nuestros cupcakes con el frosting. Luego ponemos un poco de mermelada sobre el frosting, con una manga o con una cucharilla, y finalmente colocamos nuestras chocolatinas con frambuesa liofilizada.

¡Y ahora a hincarles el diente! Veréis como os encantan estos jugosísimos cupcakes, son una verdadera delicia.





A disfrutar y nos vemos pronto con una nueva receta.



Un abrazo. 

lunes, 19 de diciembre de 2016

Tarta Ferrero, un cumpleaños chocolateado.

¡Muy buenas!


Hacía un montón que no publicaba nada en el blog, últimamente no he tenido mucho tiempo para dedicarme a ello aunque he estado receteando, como siempre. 

Así que aprovechando el reciente cumpleaños de mi madre os traigo una tarta súper fácil y rica, ideal para ocasiones especiales. 































Ella es muy fan de la marca Ferrero, en especial de la Nutella y los bombones  Ferrero Rocher, por ese motivo hice esta tarta tan chocolateada.  La base es un bizcocho súper esponjoso y jugoso de vainilla, relleno y cubierto de ganache de Nutella y decorado con bombones y chocolates varios. 

No me enrollo más y os dejo con la receta. 







Ingredientes: (Para un molde profundo de  16cm de diàmetro)

  • Para el bizcocho de vainilla: 
    220g azúcar
    2 huevos grandes
    150ml de aceite de girasol.
    2 cucharaditas de pasta de vainilla (o extracto)
    120ml de leche
    200g de harina
    2 cucharaditas de levadura
  • Para el ganache de Nutella:
    250g de nata para montar
    100g de chocolate negro especial postres
    175g de Nutella

  • Para la decoración: 
    Bombones Ferrero al gusto.
    3 paquetes de Mikado.


Elaboración:

  • Para el bizcocho de vainilla:
    Preparamos nuestro molde, lo engrasamos o forramos con papel vegetal.
    Precalentamos el horno a 170ºC.

    En la batidora, con las varillas, montamos los huevos con el azúcar y la vainilla hasta que blanqueen y doblen su tamaño.
    Cambiamos a la herramienta de pala (si tenemos) y añadimos el aceite poco a poco, la harina con la levadura (tamizadas) y finalmente la leche. Integramos todo bien y pasamos al molde.

    Horneamos unos 45 minutos, puede que sea más, o menos, dependiendo de vuestro horno. Cuando el bizcocho haya subido, esté dorado y al pincharlo con un palillo este salga limpio, es que está listo.

    Dejamos enfriar en el molde 5 minutos, luego desmoldamos y dejamos que enfríe por completo sobre una rejilla.

    Una vez frío cortamos con una lira o cuchillo para hacer tres capas.


  • Para el ganache de Nutella: 
    En un bol troceamos el chocolate y lo reservamos.

    Ponemos a calentar la nata en un cazo, cuando arranque a hervir la vertemos sobre el chocolate y removemos hasta que esté completamente disuelto. Incorporamos la Nutella y removemos, podemos agregar más nutella si queremos, cuchara a cucharada para no pasarnos.

    Dejamos enfriar a temperatura ambiente unos 30 minutos, luego pasamos a la nevera mínimo 3 horas, aunque yo os aconsejo que lo dejéis refrigerar tapado toda la noche.

    Una vez frío pasamos la crema a la batidora y la montamos con las varillas, veréis que en cuestión de un minuto tenéis una trufa riquísima con sabor a Nutella.



  • Montar y decorar la tarta: 
    Rellenamos nuestra tarta con el ganache de Nutella y cubrimos la superficie y laterales con la ayuda de una espátula.

    Cubrimos los laterales con los Mikado* (o cualquier otra chocolatina que nos guste, Kit-kat, neulas o barquillos bañados en chocolate, lenguas de gato...) y decoramos la superficie con los nuestros bombones preferidos de avellana.

    *De los Mikado yo corté la parte que no está bañada en chocolate, para que quedase más estético. 



Y esto es todo, también podéis hacer el bizcocho con una parte de harina de avellana, o añadirle pedacitos de avellana tostada a la masa.  ¡Eso ya a vuestro gusto!


Espero que os haya gustado, espero poder traer pronto nuevas recetas.


¡Un abrazo!

viernes, 23 de septiembre de 2016

Con gatitos la vida sabe mejor.

Bienvenid@s al blog una vez más. 

Sé que hace un par de meses que tenía el blog parado, pero es que con el calor, las vacaciones y los encargos apenas me ha quedado tiempo (y ganas) para elaborar recetas nuevas.

Pero bueno,  por fin traigo receta nueva, galletas de crema de cacahuete y chocolate, por variar un poco. Del libro de Chocolate de Sandra Mangas; Con algún cambio y experimentos en la decoración.



La cosa es que hace tiempo que quería preparar esta receta, y quería hacerlo para celebrar que hemos ampliado la familia.  Hemos adoptado dos gatos muy especiales que necesitaban que alguien se fijase en ellos, así que voy a presentarlos. 

Istar y Assur tienen un año y medio, son de camadas diferentes, aunque desde que tenían poco más de un mes han estado en una protectora (afortunadamente), donde los han cuidado y mimado todo lo que les era posible.  Ellos son especiales, nada más llegar les hicieron las pruebas correspondientes y dieron positivo en Inmunodeficiencia Felina (VIF), por ese motivo quedaron aislados del resto de gatos y han vivido en una pequeña casita juntos.  La gente no quiere adoptar gatos "enfermos" y mucho menos enfermos y adultos... Yo quería dos gatos y quería que fueran de difícil adopción y ahí estaban ellos, eran la pareja perfecta.







Antes de adoptar buscamos consejo en diferentes veterinarios para saber todo lo posible a cerca del VIF, saber como antenderlos y estar preparados para lo que pudiera venir. Pedimos unas analíticas actualizadas y se les repitió el test (por tercera vez) de la inmuno. Para sorpresa de todos Assur dio negativo, había superado la enfermedad. Después de tanto tiempo juntos (y siendo tan complicado un contagio) no quisimos separarlos.  

Istar es una gatita carey preciosa, muy delgadita por sus problemas de salud (pero estamos trabajando en ello), es delicada, tímida y asustadiza, pero muy sumisa. Pese a lo que pueda parecer jamás araña o bufa, es tremenadamente buena. Al principio tenía mucho miedo, pero a estas alturas está mucho más tranquila, duerme conmigo en la cama, juega, pasea, y reclama mimos y atención cuando le apetece. Cada pequeño pasito, cada muestra de confianza es muy especial con ella.  





Assur por el contrario es como un cachorrito con un toque perruno... él es más dependiente y territorial, todo el día juega y hace monerías para llamar la atención, odia estar solo y nos persigue constantemente para que lo acariciemos o juguemos con él.  Es simplemente un amor al que es imposible no achuchar.




Por ese motivo estas galletas son en su honor, para celebrar lo felices que hacen nuestros días y el cariño incondicional que pueden llegar a ofrecer.

Vamos con la receta:






Ingredientes: Para unas 16 galletas grandes

  • Para la masa: 
    125g de mantequilla
    125g de crema de cacahuete
    100g de azúcar blanquilla
    100g de azúcar moreno
    1 huevo
    1/2 cucharadita de pasta de vainilla
    350g de harina

  • Para la decoración: 
    150g de chocolate con leche (o el que más os guste)
    125g de cacahuetes picados (con sal, sin sal o con miel)*
    Colorante en polvo diluido en alcohol (vodka, anís, etc.)
    Sellos de silicona (en mi caso de los que se usan para scrapbooking)

    *Podéis usar los cacahuetes que más os gusten, si no sois de contrastes os recomiendo los cacahuetes con miel. Yo utilicé cacahuetes salados ya que me gusta el contraste entre el dulce del chocolate y la galleta y los cacahuetes, así que al gusto del consumidor. 



Elaboración:

  • Para la masa: 
    Con la pala (si tenemos) pomamos la mantequilla y la crema de cacahuete con los azúcares, agregamos la vainilla y el huevo e integramos. Agregamos la harina poco a poco y vamos amasando hasta obtener una masa en forma de bola (podemos hacerlo con el gancho o con las manos, al final siempre tendremos que terminar amasando a mano),   

    Dividimos la masa en dos o tres partes. Es una masa bastante blanda y quebradiza así que estiraremos cada parte de masa entre dos papeles de hornear. La masa debe tener un grosor de 1cm aproximadamente. 

    Una vez tengamos las láminas de masa estiradas las congelaremos 1/2 hora (o refrigeraremos un par de horas). Una vez trascurrido el tiempo sacamos las láminas una a una y vamos cortando con un cortador redondo las galletas y depositándolas en una bandeja de horno forrada con papel de horno.   Con los "retales" de masa deberemos repetir el proceso: estirar entre papel, refrigerar, cortar. 

    Una vez tengamos todas las galletas cortadas y en la bandeja  las vamos a refrigerar 1 hora (o congelar 15 miutos). Esto es para que no se deformen durante el horneado y nos queden muy lisas.





    Precalentamos el horno a 170º arriba y abajo con ventilador 

    Vamos sacando las bandejas del horno y horneando en tandas. Las galletas necesitan aproximadamente unos 10-15 minutos dependiendo del tamaño.
    Es importante que todas las galletas de la hornada tengan un tamaño similar, ya que si no unas quedarán tostadas y otras crudas. 

    Una vez estén ligeramente doradas por los bordes las sacamos y las dejamos templar unos 10 minutos en la bandeja (ya que estarán blandas hasta que pierdan calor y pueden romperse). Luego pasamos a una rejilla y dejamos enfriar completamente. 


  • Para la decoración: 
    Una vez frías las galletas preparamos los sellos. Yo me hice una almohadilla para tintar los sellos con goma eva, pero puede ser con un pedacito de espuma o esponja  (bien limpia).  
    Empapé la almohadilla con el colorante en polvo diluido y fui haciendo la estampación. Para que las imágenes queden bien marcadas es necesario que las galletas estén lo más lisas posibles, cuanto más sencillo sea el sello mejor. 

    Dejamos secar bien el colorante y luego fundimos el chocolate en el microondas, cogemos las galletas del centro y vamos mojando los filos, seguidamente los rebozamos en el cacahuete picado y dejamos solidificar el chocolate.  


  • Conservación: 
    Las galletas intensifican su sabor pasadas unas 12-24 horas desde la cocción. Pueden conservarse en una lata o caja hermética unos 4-5 días. 




Pues nada, espero que os gusten las galletitas.

Aprovecho para dar las gracias a todas esas personas que, desinteresadamente, invierten su esfuerzo, amor y tiempo en ayudar a tantos animales sin hogar.   Sin ellas gatos como los que ahora mismo descansan felices sobre mi cama estarian en la calle, o tal vez no estarian...

Para todos los demás, si estáis pensando aumentar la familia: Por favor adoptad. Hay miles de animales olvidados en los refugios, algunos que añoran una caricia o un gesto amable. Y para los que tienen prejuicios... hay gatos y perros de todas las clases, pequeños, grandes, cachorros, adultos, de raza y sin ella. Sea como sea, siempre hay alguno que se adaptará a lo que nuestra familia necesita y puede ofrecer, no lo dudéis.






Y hasta aquí la entrada de hoy.
Con un poco de suerte pronto os traigo recetas nuevas.



Un abrazo. ¡Dulce fin de semana!