lunes, 27 de abril de 2015

Cheesecake de Naranja para un enamorado de las naranjas.

Muy buenas!

Hoy os traigo una receta estupenda de tarta de queso horneada que se combina con un ingrediente estrella: la naranja.




Qué decir de esta tarta...
Para empezar que la receta original es de Flavia de Saborenado en Colores, a la que le agradezco la receta enormemente.
Personalmente siempre he sido más fan de las tartas de queso sin horno, pero esta tiene un sabor y una textura geniales. Es cremosa, nada empalagosa y muy fresca a causa de los gajos de naranja ligeramente confitados.  

Yo he modificado ligeramente la receta original, para empezar porque necesitaba un numero mayor de porciones y por tanto un molde más grande que el utilizado por Flavia. Pero en esencia es la misma receta, ya que es la primera vez que la hacía y no quería experimentar en exceso, a veces no es buena idea (sí, sí, eso ya lo he aprendido jaja)


Dicho esto, ahí va la receta!







Ingredientes: Para un molde de 18cm, unas 8  porciones.

  • Para la masa base:
    200g de mantequilla pomada.
    200g de azúcar
    1 huevo 
    1 Yema 
    400g de harina
    1/2 cucharadita de levadura en polvo
    1 pellizco de sal
    1 cucharadita de extracto de vainilla.

  • Para el relleno: 
    340g de queso crema (tipo philadelphia)
    Zumo de una naranja (125ml aprox)
    Ralladura de una naranja (1 cucharadita y 1/2)
    3 huevos 
    1 clara (yo puse la clara que me sobró de la masa base, pero podéis añadir otro huevo)
    45g harina
    110g de azúcar
    200ml de nata. 

  • Para las naranjas confitadas:
    250g de azúcar
    250ml de agua
    2-3 naranjas bien peladas y en gajos ( la cantidad de naranjas dependerá del tamaño que tengan) 
    Cáscara de naranja para aromatizar el almíbar.
    1/2 cucharadita de extracto de vainilla




Elaboración: 

  • Para la masa base: 
    En la batidora mezclamos bien la mantequilla y el azúcar hasta tener una masa pomada. Añadimos el huevo y la yema y mezclamos hasta que se integre bien, agregamos la esencia de vainilla e integramos. 
    Ahora con la ayuda de una espátula iremos incorporando el resto de ingredientes secos (harina + sal + levadura) poco a poco. Cuando veamos que con la espátula ya no podemos manejar la masa lo haremos con las manos, amasando ligeramente hasta tener homogénea.
    Como bien señalaba Flavia, las cantidades son para la base de dos tartas, pero no hay problema!
    Partimos la masa por la mitad, envolvemos muy bien cada mitad en papel film, una parte de la masa la dejaremos reposar 30-45 min en el frigorífico para que coja consistencia y podamos trabajarla. La otra mitad podemos congelarla sin problema si no vamos a utilizarla próximamente. 
    Una vez pasado el tiempo de refrigeración, sacamos la masa de la nevera y con un rodillo la estiramos circularmente (o de la forma de nuestro molde), cuando tengamos la masa del tamaño deseado cubrimos con ella el molde a utilizar, base y laterales, y reservamos (yo lo dejé en la nevera) 
      
  • Para el relleno:
    Precalentamos el horno a 180ºC (yo lo puse con ventilador y al introducir la tarta bajé hasta 170ºC) 
    En la batidora mezclamos todos los ingredientes, los huevos, el azúcar, el queso, la ralladura, el zumo y la nata. Solo hay que mezclarlo todo bien para que no queden grumos, no hay que montar ni batir enérgicamente.
    Pasamos la crema al molde, vertiéndola sobre la base y horneamos al rededor de 1 hora (dependerá del horno). 
    Pasado este tiempo comprobaremos con un palillo si está hecho, debe salir prácticamente seco. Entonces apagaremos el horno y dejaremos la tarta dentro hasta que se enfríe completamente.
      

  • Para la naranja confitada: 
    Debemos pelar las naranjas y cortar en gajos, intentando retirar toda la parte blanca sin que se nos rompan.  Dejaremos secar los gajos sobre una rejilla unas horas (yo los tuve 4). 
    Preparamos el almíbar: En un cazo ponemos el agua, el azúcar, la cáscara de naranja y la vainilla. Cocinaremos a fuego medio durante 15-20 min, hasta conseguir un almíbar con un poco de cuerpo.  
    Cuando tengamos el almíbar templado sumergiremos los gajos de naranja empapándolos bien y luego los dejamos reposar sobre un papel vegetal hasta que vayamos a decorar la tarta.
    Retiramos la cáscara de naranja del almíbar (podemos utilizarla para decorar la tarta) y lo guardarnos en un tarro de cristal. 

  • Decorar: 
    Una vez la tarta esté fría decoramos con los gajos de naranja como más nos gusten, podemos poner también unas tiras de cáscara de naranja. 
    Refrigeramos en la nevera mínimo 2 horas antes de servir. Mucho mejor de un día para otro, gana en sabor.  
    Antes de servir la tarta yo pincelé los gajos con almíbar, el resto lo guardé para futuras tartas.
      


Espero que disfrutéis de esta tarta tanto como nosotros, fue todo un éxito. La repetiré seguro y cambiando ingredientes que ya tengo cositas en mente :P





Bon appetit y un abrazo!!

Nos vemos pronto con otra receta! :D




2 comentarios:

  1. Espectacular!!!! te quedó perfecta, y me ha alegra que os haya gustado la receta.
    Cariños,

    Flavia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Flavia. Nos encantó, de verdad ^^
      Un abrazo!!

      Eliminar