domingo, 25 de mayo de 2014

Una receta fácil, económica y de esas que siempre triunfan.

Lo que  traigo hoy es una de mis recetas básicas, muy similar a la quiche de calabaza, que publiqué anteriormente, y a la vez muy diferente.

Se pueden hacer tartas saladas de tantas cosas como imaginéis, a mi me encantan las de verduras y hortalizas ya que son una forma distinta de comer sano y es un tipo de plato que suele gustar a todos.




A diferencia de otras quiches, esta de espinacas y queso de cabra, tiene un sabor intenso y delicioso que personalmente me encanta. 





Ingredientes: (Para una tarta de 6 porciones)
  • Para la base: 
    1 base de hojaldre ya preparado
    harina y mantequilla

  • Para el relleno:
    300 gr de espinacas cocidas y bien escurridas (Pueden ser congeladas, las descongelamos y listo)
    4 huevos L
    40ml nata
    Un diente de ajo picado (ajo en polvo en su defecto)
    40g de nueces y unas cuantas para decorar
    Sal y pimienta
    100 gr de queso fresco de cabra (yo usé medallones President)
    Queso rallado (uno que no sea muy fuerte y que se funda bien)




Elaboración:

  • Para la base:
    Para empezar precalentamos el horno a 200ºC y le daremos a nuestro hojaldre la forma del recipiente/tartera que vayamos a usar estrirándolo con un rodillo si fuese necesario.
    Engrasaremos y enharinaremos la tartera para evitar que se nos pueda pegar la masa.
    Forraremos con el hojaldre la tartera y con un palillo pincharemos la base para que no se formen burbujas de aire. Es aconsejable para que no suba la masa cubrir con un papel antiadherente la base y colocar un peso de horneado, o si no tenemos, como es mi caso, colocar legumbres crudas: garbanzos o judías, por ejemplo.
    Horneamos la masa hasta que esté hecha, unos 20 minutos, pero sin pasarnos ya que luego deberemos volver a hornearla una vez rellena.
    Cuando esté lista, la sacaremos del horno, le retiraremos los pesos y el papel de horno.
  • Para el relleno:En un bol amplio batimos bien los huevos y le agregamos la nata, la sal y la pimienta. Añadimos las espinacas bien escurridas, el ajo y las nueces troceadas. El queso de cabra lo podemos desmigar y poner en el relleno, o bien reservarlo entero para colocar uno en cada porción (como fue mi caso).
    Volcamos la mezcla en la base de hojaldre, alisamos y espolvoreamos el queso rallado. 
    Si no hemos incorporado el queso de cabra al relleno, lo colocaremos en las diferentes porciones y le pondremos una nuez a cada trozo de queso (6 unidades vienen en el paquete de medallones).
    Horneamos unos 25 minutos a 180ºC, hasta que el huevo cuaje y el queso se vea ligeramente gratinado.

    Si en vez de medallones pequeños compramos uno grande, no hay problema alguno, lo desmigamos como queramos o lo ponemos entero en el centro de la tarta para que al cortar las pociones a todos nos toque un pedacito.



Y esta es la receta, espero que os guste y la disfrutéis. Que aproveche! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada