miércoles, 17 de junio de 2015

Cupcakes de Manzana Asada: Reconvirtiendo lo tradicional.

Bienvenid@s una vez más a mi humilde blog,


En esta entrada os muestro algo que tenía en mente desde hacía tiempo, pero que no sabía muy bien como ejecutar. Al final me decanté por algo sencillo pero que conservase la esencia de uno de nuestros dulces más tradicionales: Las manzanas asadas o al horno. 





Tras darle muchas vueltas el resultado fueron estos cupcakes hechos con la pulpa de la manzana asada (con cognac, y canela), bañados en el propio jugo del asado y cubiertas con una crema suave de mantequilla, caramelo y canela. 

Esta es una receta estupenda para acompañar un té o un café, para el desayuno o la merienda. El bizcocho es muy aromático y esponjoso, con pedacitos de manzana, y la crema de mantequilla le aporta una textura  y contraste muy agradable.  


Dicho esto, ¡Vamos con la receta!






Ingredientes: Para 12 cupcakes


  • Para las manzanas: (compota y Almíbar)
    3 Manzanas hermosas (en mi caso Fuji, podemos utilizar nuestras favoritas)
    Azúcar
    3 ramas de canela
    5 cucharadas de cognac.
    1 cucharada de zumo de limón.
    *Canela en polvo (opcional)

  • Para el bizcocho:
    2 huevos L
    185g de azúcar moreno
    150ml aceite
    1/2 cucharadita de esencia de vainilla
    185g de harina
    1 cucharadita de levadura
    1/2 cucharadita de canela (podemos añadir un poco más si queremos)
    225g de manzana asada. 

    Almíbar de las manzanas asadas para bañar los cupcakes. 

  • Para la cobertura y decoración: 
    150g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
    150g de azúcar glas
    4 cucharadas de almíbar reducido de la manzana asada. 
    Una pizca de canela +1 poco para decorar. 

    Para los últimos toques yo utilicé flores de fondant a juego con las cápsulas y trozos de la canela utilizada en el asado de las manzanas.





Elaboración:
  • Para las manzanas:  (compota y almíbar)
    Para hacer el bizcocho partimos de la carne de las manzanas asadas que las elaboraremos de la siguiente manera: 

    En un recipiente apto para microondas, que tenga suficiente profundidad, colocaremos tres manzanas lavadas y descorazonadas. 
    Rellenamos los huecos de las manzanas con azúcar hasta arriba, introducimos una ramita de canela en cada agujero y una cucharada de cognac también en el orificio.
    Añadimos sobre las manzanas un par de cucharadas o tres más de azúcar, dos cucharadas más de cognac y la cucharada de zumo de limón. Podemos espolvorear un poco de canela extra para que quede en el jugo.  
    Metemos en el microondas a 800-850w unos 12 minutos. Nos  interesa que estén hechas pero no que se nos deshagan. 

    Dejaremos reposar y enfriar las manzanas con el jugo. 
    Cuando estén totalmente frias  retiraremos las ramas de canela (reservamos en un frasco) separaramos la carne de las manazanas con la ayuda de una cuchara y la chafamos un poco con un tenedor, no hace falta que quede fina, solo en pedacitos. 

    El almíbar resultante lo agregamos en el frasco donde tenemos la canela y reservamos. 

    Y ya tenemos los ingredientes que darán ese sabor tan característicos a la receta. 

  • Para el bizcocho del cupcake: 
    Preparamos la bandeja con las cápsulas. 
    Precalentamos el horno a 180ºC

    En la batidora batimos los huevos con el azúcar hasta que doblen su tamaño. Agregamos poco a poco el aceite y la esencia de vainilla. A cucharadas vamos incorporando la harina con la levadura y la canela (previamente tamizadas). Cuando tengamos una masa homogénea añadimos la carne de la manzana que teníamos reservada y mezclamos hasta que esté bien repartida por la masa. 

    Rellenamos 2/3 de la capacidad de nuestras cápsulas y horneamos unos 20-25 minutos, o hasta que estén ligeramente dorados y al pinchar con un palillo este salga limpio. 

    Dejamos templar unos 10 minutos y con una jeringa, un pincel o como nos vaya mejor, vamos agregando 1/3, aproximadamente, del jugo que teníamos reservado de las manzanas. 

    Dejamos enfriar por completo. 

    Mientras reduciremos el almíbar/jugo de las manzanas restante: 
    En un cazo llevamos a ebullición el jugo hasta que reduzca un poco, tiene que quedarnos un almíbar denso.  Reservamos hasta que esté frío.


  • Para la cobertura y decoración: 
    Batimos la mantequilla con el azúcar glas hasta tener una crema homogénea y sin grumos, añadimos una a una las cucharadas de almíbar de las manzanas, incorporamos cada cucharada.
    Agregamos una pizca de canela y mezclamos bien.

    Debe quedarnos una crema muy untuosa y suave. Tened cuidado al incorporar el almíbar ya que si está más liquido de la cuenta puede cortarse la mantequilla, por eso cucharada a cucharada e integrar muy bien.

    Cuando tengamos la crema decoramos con una manga o con una espátula, espolvoreamos con un poco de canela, colocamos las ramitas troceadas que habíamos reservado y listos!


Espero que os guste esta receta tanto como a mi, ciertamente este es un sabor que me retorna a la infancia y me encanta:  la manzana, con la canela y ese punto ácido... ¡Estupendos!




Un abrazo y sed felices!


Hasta la próxima entrada. 

lunes, 15 de junio de 2015

Bienvenidos los postres fresquitos!


¡Muy buenas!

Hoy traigo una receta riquísima para disfrutar en familia, de esas que gustan a chicos y grandes.
El postre que compartimos hoy es genial para esas comilonas veraniegas en las que apetece algo fresquito y suave, pero dulce y cremoso. Una mezcla perfecta entre helado y bizcocho que no dejará a nadie indiferente: Brazo helado de turrón.




Pues bien, esta idea se nos ocurrió en casa al abrir un armario y ver que quedaba una tableta de turrón blando en la despensa, además uno muy rico.  Cómo teníamos comida familiar el fin de semana me puse manos a la obra para hacer este facilísimo tronco helado.






Ingredientes:  Para 10 personas
  • Para la plancha de bizcocho:
    100g de azúcar
    3 huevos
    75g de harina
    1 cucharadita de levadura en polvo (5g)
    1 cucharadita de extracto de vainilla

  • Para el relleno: 
    150g de turrón de Jijona, del blando (con esta cantidad tendrá un ligero sabor a turrón, si queréis que sea más intenso agregadle 200g)
    360g de nata para montar + 3 cucharadas para hacer la pasta de turrón.
    4 cucharadas de azúcar

  • Para la decoración: 
    120g de nata para montar
    2 cucharadas de azúcar (al gusto)
    Almendra crocanti 
    Chocolate rallado. 




Elaboración:
  • Para la plancha de bizcocho:
    Preparamos una bandeja de horno forrada con papel de hornear.
    Precalentamos el horno a 180ºC
    Batimos los huevos con el azúcar hasta tener una mezcla espumosa y blanca, los huevos deben casi triplicar su tamaño una vez montados.
    Añadimos la esencia de vainilla y poco a poco la harina con la levadura (tamizadas).
    Integramos bien y pasamos la mezcla a la bandeja que habíamos preparado.
    Horneamos por 10-15 minutos, el bizcocho debe estar aparentemente horneado, y suave y flexible al tacto (si lo pinchamos con un palillo debe salir limpio).

    Mientras está caliente preparamos un papel de horno nuevo que espolvoreamos con un poco de azúcar y ponemos la cara superior de nuestro bizcocho encima, despegaremos el papel con el que habíamos horneado.  Enrollamos la plancha de bizcocho sobre si misma con la ayuda del papel de hornear (para que no se nos pegue) y hecho un rollo lo dejamos enfriar,

    *Es importante que el proceso de enrollado sea en caliente, si no el bizcocho puede romperse o no enrollarse una vez frío. 



  • Para el relleno:
    En un procesador de alimentos, o picadora, metemos el turrón en trozos junto con 3 cucharadas de nata para montar, mezclaremos hasta obtener una pasta ligera (qué no liquida).
    En la batidora montamos la nata muy fría con el azúcar hasta que esté bien firme. 
    Una vez montada pasamos a agregar con una espátula y movimientos envolventes la pasta de turrón, trabajamos hasta que esté bien mezclado todo, pero con movimientos suaves para que la nata no se nos desmonte. 

    Una vez tenemos el relleno procedemos a desenrollar nuestra plancha y rellenarla con la mezcla de nata y turrón. Con la ayuda del papel de horno volvemos a enrollar y lo metemos en el congelador unas 4-6 horas. 

    *Si el relleno no queda muy consistente, y nos queda el brazo chato, podemos darle la vuelta cuando esté semi congelado, para que se asiente en otro punto el peso. y quede más redondeado.

  • Para decorar: 
    Una vez nuestro brazo esté congelado del todo montaremos la nata restante con el azúcar. Con una espátula  le pondremos una capa muy fina de nata y pegaremos la almendra crocanti.
    Con la nata restante y una manga pastelera decoraremos el brazo como más nos guste; en este caso yo utilicé una boquilla de estrella y chocolate rallado. 

    Volvemos a congelarlo y lo sacaremos unos minutos antes de consumir. 

    *Si nos sobra debemos tener en cuenta que, de descongelarse por completo, no podemos volver a congelarlo y deberemos guardarlo en la nevera y comerlo en los 3-4 días posteriores.



¡Y eso es todo! Pocos y muy corrientes ingredientes para elaborar un postre estupendo. 

Espero que lo probéis en casa, lo disfrutéis y me contéis si os ha gustado. 


¡¡Un abrazo!!
Sed felices. 

martes, 2 de junio de 2015

Galletas Marineras de aceite.


¡Muy buenas!

Hoy os traigo una versión de unas galletas que nos encantan en casa. Están hechas con aceite y no llevan nada de mantequilla, son una muy buena opción para los intolerantes a la lactosa (como es el caso de mi madre). 


Es la segunda vez que hago está receta y nos encanta. Cómo la primera vez quedaron tan bien me decidí a decorarlas; el resultado fueron estas estupendas galletas marineras, muy acorde con el tiempo que está haciendo.  Están decoradas la mitad en fondant y la otra mitad en glasa, para probar, y personalmente me quedo con las de glasa. 





La receta de la masa de galletas es de La Receta de la Felicidad, yo las he personalizado. 

Ciertamente estas galletas no son tan fáciles de manipular como las de mantequilla: la masa no adquiere la misma consistencia. Pero eso no quiere decir que no puedan decorarse, y para muestra un botón. Considero que son una estupenda opción para esos casos en que no podemos utilizar lácteos. 



¡Dicho esto, voy con la receta!








 Ingredientes:  Para unas 16-22 galletas, dependiendo del tamaño.

  • Para la masa de galletas: 
    1 huevo
    100g de azúcar glas
    1cucharadita de extracto de vainilla
    100g (ojo gramos) de aceite de oliva suave
    1 pellizquito de sal
    250g de harina
    1 cucharadita rasa de levadura


  • Para la decoración:
    Si las queremos decorar con fondant necesitaremos fondant de colores.

    Si las queremos decorar con glasa yo utilizo esta receta:
    35g de claras 
    200g de azúcar glas
    1/2 cucharadita de zumo de limón.






Elaboración:

  • Para la masa de galletas:

    Precalentamos el horno a 180ºC.
    En un bol grande mezclamos el huevo batido con el azúcar, el aceite y la esencia de vainilla. Mezclamos bien con una varilla manual hasta obtener una textura cremosa. 
    A continuación agregaremos la sal y la harina con la levadura, poco a poco mezclando con una espátula. Cuando no podamos mezclar con la espátula es momento de remangarse y amasar con las manos hasta incorporar toda la harina. 
    Si vemos que la masa queda muy pringosa agregaremos, a cucharaditas, un poco más de harina, hasta que no se nos pegue en las manos y podamos manejarla.

    Una vez tengamos la masa la separaremos en tres partes. Estiraremos la primera parte de la masa entre dos papeles de hornear, intentaremos que las galletas no sean más gruesas de 5mm. Cortaremos las galletas con el cortador elegido (en este caso: barquitos, círculos y una plantilla casera de ancla.)

    En este punto podemos hacer dos cosas: 
    Cómo la masa no tiene la misma consistencia que la de mantequilla podemos retirar la masa sobrante y traspasar el papel en el que estábamos estirando las galletas a la bandeja del horno, y así no tenemos que manipularlas y no corremos el riesgo de que puedan deformarse. 
    Yo las traspasé a un papel nuevo que tenía preparado en la bandeja de hornear, más que nada para hacer menos tandas de galletas y aprovechar el espacio, pero es cierto que  si no se va con cuidado pueden deformarse. 

    Las hornearemos por 10-15 minutos. 
    Una vez hechas las dejaremos enfriar sobre una rejilla.
    Repetiremos el proceso hasta terminar la masa, serán unas 3-4 tandas de horneado.
    Si no queremos utilizar toda la masa podemos guardarla en el frigo unos días, o bien congelarla, siempre bien envuelta en papel film transparente. 



  • Para la decoración en fondant:
    Podemos usar fondant blanco y teñirlo con colorantes en gel, o fondant de colores. 
    Deberemos estirar y recortar el fondant con una plantilla o el propio cortador de galleta, para obtener la forma deseada, una vez tengamos las piezas de fondant podemos pegarlas a la galleta con un pincel mojado en un poco de pegamento comestible, leche condensada o un poquito de agua. 



  • Para la glasa:
    Batimos las claras con el limón hasta que empiecen a blanquear y vamos agregando el azúcar cucharada a cucharada hasta que tengamos una mezcla blanca y consistente. No debe caerse de las varillas. 

    Separaremos la masa en tantos colores como vayamos a utilizar y teñiremos con colorante en gel. 

    Esta consistencia que tenemos ahora es la de delinear (la de hacer los bordes), la de relleno deberá ser un poco más fluida, eso se consigue agregando unas gotas más de agua a la mezcla.

    Así pues, rellenamos las mangas pasteleras con las glasas de colores, deberemos utilizar una boquilla muy fina. 

    Delineamos los bordes de nuestras galletas y luego aligeramos un poco la glasa con muy poquita agua, gotas, hasta que sea más fluida.  Para rellenar las galletas podemos usar una boquilla más gruesa, un biberón o simplemente hacer un pequeño corte en la manga.  

    Una vez rellenamos debemos quitar cualquier burbujita con un palillo. También podemos utilizarlo para estirar el glase y rellenar las esquinas.  

    Dejaremos secar las galletas una hora y estarán listas para comer. Personalmente a mi me gustan más de un día para otro.




¡Y listo! Espero que os gusten y las disfrutéis. 


Hay que guardarlas en una lata o recipiente hermético, que no cojan humedad, se conservan una semana aproximadamente en perfecto estado. 




Y... Si os gusta el chocolate podéis probar está versión que os muestro, son mis favoritas, sin duda :P







¡Un abrazo y sed felices!


Nos vemos pronto con una nueva receta <3